Pasar al contenido principal

El ayudante de estilo de conducción

Los conductores ponen freno a los gastos gracias al ayudante de estilo de conducción

Seguridad, precio del combustible y gastos de mantenimiento, emisiones de CO2, infracciones de tráfico, tareas, tráfico... El conductor de un camión tiene muchas cosas en la cabeza. Hoy en día, las empresas de transporte intentan recortar todos los gastos posibles y apremian a sus conductores para que conduzcan de una forma más económica. A veces se invierten cantidades considerables de tiempo, energía y dinero en cursos de formación y coaching, pero su efecto desaparece como la nieve en verano. El ayudante de estilo de conducción motiva a los conductores a adaptar sus hábitos de conducción y poner la teoría en práctica. Y el resultado es un ahorro que dura.

La clave es la facilidad de uso

El ayudante de estilo de conducción presenta al conductor una serie de valores, como la velocidad, las RPM, la aceleración, el comportamiento de frenado y el consumo de combustible en las paradas. Estos parámetros se han definido de tal manera que tienen en cuenta el tipo de vehículo y la velocidad permitida o de ahorro de combustible. El sistema emite una advertencia al conductor si sobrepasa la velocidad máxima o si frena o acelera de una forma que no coincide con los valores predefinidos.

Ahorros que duran

Los hábitos de frenado, así como los de aceleración y cambio de marcha, influyen notablemente en el consumo de combustible y el mantenimiento. El conductor puede modificar y controlar su conducta al volante en todo momento, lo cual se traduce en un ahorro de combustible y de gastos de mantenimiento. Los informes detallados de FleetWorks también ofrecen a la gerencia una visión de los estilos de conducción de sus conductores. Un análisis de comportamiento al volante aclara las cosas. Ahorrar a corto y a largo plazo ya no son palabras vacías. El ayudante de estilo de conducción es un complemento de los cursos de formación en conducción económica. Después de todo, los conocimientos y habilidades que se adquieren en los cursos de formación pueden ponerse a prueba fácilmente en la realidad y pueden motivar al conductor a aplicar la teoría que ha aprendido.